Ética y Conducta Parlamentarias

El Parlamento, en cumplimiento de su cometido de establecer el marco legal y fiscalizar la rama administrativa del poder público, juega un papel preponderante en la prevención de la corrupción. Para representar eficazmente a los ciudadanos, los miembros del parlamento cumplen sus funciones de legislar y fiscalizar para proteger los intereses de los ciudadanos de forma que así pueda demostrarse y que refleje las normas éticas de sus comunidades.

En las encuestas realizadas para determinar la confianza que despiertan en los ciudadanos los profesionales de diversas ramas, los parlamentarios se hallan entre los peor librados. El que lo anterior refleje o no la necesidad de contar con normas más elevadas para quienes deseen hacer parte del fuero público es asunto aparte, pero lo que sí es un hecho es que esta falta de confianza menoscaba la capacidad de los parlamentarios para cumplir eficazmente sus obligaciones en lo que corresponde a la prevención de la corrupción. 

 

Grupo Mundial sobre Ética y Conducta Parlamentarias

GOPAC creó un Grupo Mundial sobre Ética y Conducta Parlamentarias (GMT-ECP) con el fin de desarrollar una postura de política sobre la conducta a la cual deben adherir los parlamentarios, dotarles con herramientas y materiales de formación y promover regímenes de ética y conducta encaminados hacia la generación de una mayor confianza pública en los parlamentarios.  

 

Miembros del GMT-ECP

Yousif Zainal, Presidente del GMT-ECP, Miembro del Parlamento, Baréin
Ghassan Moukheiber, Miembro del Parlamento, Líbano
Dan Ogalo, Miembro del Parlamento, Uganda
Hernan Larrain, Senador, Chile
Fatima Moustaghfir, Diputada, Marruecos
Brigadier General Sk Abu Bakr, Diputado, Bangladesh

 

Enunciado de la Postura de Política del GMT-ECP

Es deber de los parlamentarios:

  • Desempeñar sus funciones democráticas activamente y de manera visible (representar, legislar y fiscalizar) en pro de la protección de los intereses públicos y hacerlo de manera tal que se cumplan las expectativas de la sociedad en lo que concierne al comportamiento ético que se espera de ellos – esencial para gozar de la confianza de los ciudadanos; y;
  • en los países que han ratificado la CNUCC asegurarse que las normas que rigen la conducta de los parlamentarios reflejen las normas internacionales, las costumbres nacionales y los valores éticos.
Share