CNUCC

La Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción (CNUCC), cuya entrada en vigor tuvo lugar el 14 de diciembre de 2005, es la convención más completa y de mayor autoridad contra la corrupción además de tener un carácter realmente mundial. A partir de enero de 2013, ha sido ratificada por 165 países. La CNUCC obliga a los Estados Parte a implantar un amplio y detallado rango de medidas contra la corrupción que afectan sus leyes, sus instituciones y sus prácticas, incluyendo la cooperación internacional. La Conferencia de los Estados Parte de la CNUCC es el instrumento para la aplicación de la Convención.  

 

Grupo Mundial de Trabajo sobre la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción

GOPAC inició su participación en la CNUCC al unirse a la ceremonia de suscripción celebrada en Mérida, México, en el mes de diciembre de 2003. Fundamentándose en consultas realizadas con un equipo mundial de miembros, John Williams declaró, en su calidad de Presidente de GOPAC, el apoyo de la Organización a la CNUCC y notó también que sería esencial contar con una fiscalización rigurosa para lograr que su implantación fuese eficaz.  

En una resolución de la Conferencia Mundial de GOPAC, celebrada en Arusha, Tanzania en Septiembre de 2006 se manifestó el compromiso de crear el Grupo Mundial de Trabajo sobre la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción (GMT-CNUCC)  a fin de promover la implantación eficaz de la CNUCC e identificar mejoras complementarias las funciones de gobernabilidad de los parlamentarios.

 
Miembros del GMT-CNUCC

Kamarudin Jaffar, Presidente del GMT-CNUCC, Miembro del Parlamento, Malaysia
Dr. Naser Al Sane, Ex-Parlamentario, Kuwait
Amadou Bouare, Miembro del Parlamento, Mali
Fuad Muradov, Miembro del Parlamento, Azerbaiyán

 

Enunciado de la Postura de Política del GTM-CNUCC

Los parlamentarios deben propender por un trabajo armonioso con los Estados Parte y las Organizaciones internacionales especializadas para aplicar la CNUCC a nivel nacional, regional y mundial. Los miembros deben velar porque los Estados Parte consideren a los parlamentos instrumentos adicionales importantes en la prevención de la corrupción.

Los parlamentarios están llamados a desempeñar un papel crítico de liderazgo en torno a la ratificación, la aplicación, la “domesticación” a nivel nacional, el seguimiento y la revisión de la CNUCC.

  • Implantación: Dentro del papel de los parlamentarios se halla identificar y solucionar las lagunas existentes a nivel legislativo y de otras instancias de gobernabilidad para dar aplicación plena a las disposiciones de la CNUCC. Más particularmente, deben prestar atención específica a la penalización de la corrupción y la instauración de un sistema judicial independiente.  
  • Domesticación: Los parlamentarios deben contribuir a “domesticar” la CNUCC ayudando a adaptar las normas internacionales a las necesidades regionales o nacionales.
  • Seguimiento y revisión: Los parlamentarios deben propender por desempeñar un papel de fiscalización importante en el seguimiento y la revisión de los esfuerzos realizados a nivel nacional para aplicar y “domesticar” la CNUCC. Por otra parte, deben participar, cuando sea apropiado, en los mecanismos regionales o internacionales de revisión, por ejemplo, cuando se creen equipos de revisión.  

Los parlamentarios deben trabajar con las agencias especializadas para ayudar a que los esfuerzos complementen otras iniciativas en curso, así como para que reflejen el amplio acopio de información disponible en relación con asuntos específicos.

Los parlamentarios deben buscar, cuando haya asistencia al desarrollo disponible, otras oportunidades para dirigir esta asistencia hacia iniciativas de gobernabilidad, incluyendo las pertinentes al parlamento en sí.

Share